29 ago. 2010

Cada quien es cada cual..

Hoy no he dejado de reflexionar sobre lo curioso que es que 2 niñas crezcan en una misma familia, educadas de la misma manera pero sean tan distintas..ejemplo, lo que ha pasado esta tarde..
Mi bebé, de 16 meses, le va dando por recoger todos los papeles que encuentra y los tira a la papelera, luego llega a casa y guarda su ropa en su cajón y se quita los zapatos y te trae las zapatillas para que se las pongas, mientras se limpia la cara con una toallita y recoje cada miguita que se le cae. También es seria con los extraños y es raro que se relaje sin conocerte bien, coge las cosas al vuelo y lo entiende todo y se hace entender incluso sin hablar.
Mientras tanto el terremoto, se mancha 20 veces al día, lo deja todo tirado y se tumba en el sofá, baila mientras le intentas quitar la ropa obligada para irse a la cama, nunca jamás se pone las zapatillas, a ella le gusta ir descalza y le importa muy poco si se los pone negros, para coger algo del cajón te lo saca todo y lo deja de cualquier manera. Por otro lado, ella es todo alegría, extrovertida, graciosa y sociable, necesita de los demás para estar bien.
Es además gracioso ver que en mi familia esto viene pasando ya por varias generaciones, las hermanas mayores, tanto mi tia como yo, somos más descuidadas y desordenadas pero más sociables, y las pequeñas, mi madre y mi hermana, son obsesas de la limpieza y el orden y poco dadas a la gente, al menos a la que no conocen bien..puede que mi peque acabe convirtiéndose en la que nos persiga por la casa para que guardemos cada cosa en su sitio??? No deja de maravillarme. Pero está claro que son maravillosas las dos, cada una con sus características me tienen enamorada..y agotada, deseando volver a la realidad ya!




2 comentarios:

giozi dijo...

Tienes toda la razón. Cada uno con su personalidad y desde que nacen.
Mi gordita cuando lloraba por su toma chillaba, y me levantaba con los pelos de loca para hacer todo rapidísimo.
Mi flaquito, se desperaba con quejidos que duraban un minuto o dos y que me daba tiempo de ir al servicio, calentarle el bibe toda tranquila.
Ahora, tu ya les conoces, ella también es un terremoto y el super tranquilo.

Vane G. dijo...

Ay, qué maravilla! Tienes ahí el perfecto balance. Me encanta cuando en una familia se dejan ver los caracteres individuales de esa forma, y desde tan chiquitas.

Definitivamente, son una bendición. Un beso, Rosita.